¿En qué consiste la declaración de herederos?

Cuando el causante no tuviera realizado el testamento, será imprescindible que el notario decrete conforme a la ley, quienes son los herederos. La declaración de herederos nos remite a aquellos herederos que lo sean el día de la muerte del causante, aunque, haya fallecido más adelante alguno de los herederos de la herencia.

Cabe destacar que, desde el 23 de julio de 2015, todas las declaraciones de herederos las tramitan los notarios. Hasta entonces, en el caso de que el fallecido no dejara ni cónyuge, ni descendientes, ni ascendientes, si no solamente familiares como hermanos, sobrinos, tíos…, esta declaración de herederos era llevada a cabo por los juzgados. Con esto se han simplificado los trámites, ya que en los supuestos en los que el causante no deje testamento, cualquier declaración de herederos que se precise estará en la notaría.

De forma resumida la declaración se tramitará de la siguiente forma:

  • En primer lugar deberemos acudir al Notario. Para saber a que Notario debemos acudir para gestionar este acta de notoriedad podremos elegir entre:
    • El Notario correspondiente a la residencia habitual del fallecido, aunque también podrá acudir a un Notario de un distrito colindante.
    • La Notaría de la población donde estuviere la mayor parte de la herencia.
    • La Notaría de la población donde ocurriera el lugar de fallecimiento.
  • Deberemos recopilar la siguiente documentación a fin de presentarla en la Notaría u Organismo correspondiente para gestionar la declaración:

    • Documento Nacional de Identidad del fallecido, o si no lo hubiere, el certificado de empadronamiento.
    • Certificado original de defunción.
    • Certificación del Registro General de Actos de Últimas Voluntades (RGAUV).
    • Certificación de nacimiento de todos los herederos.
    • Certificados de defunción de los llamados a la herencia premuertos y de parentesco más próximo.
    • Libros de familia.
    • Otros.

Además de los interesados debemos acudir a la notaría, con dos testigos que manifiesten conocer a la familia para que indiquen que no les consta que hayan otros herederos además de los allí presenten. Éstos, preferentemente deberán ser de la misma vecindad del causante.

El plazo estimado de la tramitación de este trámite desde que se firma en la notaría hasta que son declarados quiénes son los herederos por el Notario es de al menos, 20 días hábiles (generalmente se demora al mes de tiempo).

Una vez presentada toda la documentación que corresponda en la notaría, y firmada el acta en presencia del notario (con presencia del interesado que haya instado el acta y los dos testigos), obtendremos la copia del acta. En la copia del acta de la declaración de herederos, se indicará quienes son los herederos y en qué proporciones.