¿Cómo se reparte la herencia? ¿Qué es el cuaderno particional?

Es un documento en el que se recogen toda la información pertinente de los herederos de los activos así como las deudas. Para su confección tomaremos en cuenta la existencia o no de testamento y las posibles cláusulas o disposiciones que pudiera haber manifestado el fallecido. Se citarán a todos los herederos para que comprueben el documento y lo firmen el documento, a expensas de que posteriormente hubiera que corroborarlo ante Notario.

El contenido del cuaderno particional es muy variable, dependiendo de si hay o no testamento, de cómo está redactado el mismo y de quienes sean los herederos llamados a la herencia por el testador o por la ley. Dependerá de cada caso concreto.

Es un documento de acuerdo entre los herederos, similar a la escritura pública, en el que la diferencia es que no interviene el notario. En los siguientes casos bastará con el documento privado:

  • En el caso en que no interese a los herederos hacer el reparto de los bienes inmuebles en ese instante porque no vayan a realizar la venta ni adjudicárselos a ninguno de los herederos.
  • Si ocurre que hay heredero único, no será imprescindible acudir al Notario, siendo suficiente legitimar la firma del documento. Ésto nos ahorrará los gastos de la Notaría.
  • Si en la herencia no hay bienes inmuebles, o lo que es lo mismo que sólo exista en el inventario de la herencia activos bancarios (metálico, acciones) o bienes muebles.

En cualquiera de los casos anteriores, no tendremos la obligación de hacer escritura de herencia en la Notaría, sólo deberemos acudir a un profesional que redacte el documento, además de pagar los impuestos correspondientes.

Sin embargo, en los casos en que existen bienes inmuebles (viviendas, fincas, etc) en el inventario de la herencia y se pretenden inscribir en el Registro de la Propiedad, será imprescindible acudir a la Notaría para que redacten el documento público de la partición de la herencia, salvo en los casos en que haya un único heredero.