¿Cómo se adjudican los bienes de la casa en la herencia?

El mobiliario y bienes de la vivienda habitual de los esposos más conocido como ajuar doméstico (se refiere a bienes de la casa principalmente sin incluir las joyas), se adjudica en primer lugar al cónyuge si lo hubiere. Si no, se adjudicaría al resto de herederos.

El ajuar doméstico se valora a efectos de liquidación del impuesto en un 3% del valor de la herencia, salvo que los interesados justifiquen su inexistencia o que su valor es inferior al 3% anteriormente citado.