¿Cómo afectan las deudas en una herencia?

Las deudas son aquellas obligaciones de pago que tuviera el causante. Suelen ser préstamos personales, hipotecas, tarjetas de crédito,… con las entidades de crédito.

Hay que conocer las deudas que el fallecido pudiera tener, ya que éstas también se le adjudicarán a los herederos, de modo que en el caso de que las deudas fueran superiores a los activos, se tendría que hacer frente a ellas tanto con los bienes de la herencia como los de los herederos. Es importante tener en cuenta que en los casos en que no se acepte la herencia, no podremos disponer de ninguno de los activos de la herencia, como fuera saldos en cuentas corrientes. En caso de hacerlo se entendería que se ha aceptado al hacer uso de parte de los activos de la herencia.

Es por este caso, que es importante conocer bien tanto los activos como las deudas de el causante y hacer una valoración sobre la conveniencia de aceptar la herencia o incluso no renunciar a la herencia. La renuncia a la herencia debe hacerse ante notario, por lo que no será válido hacerla por documento privado.