Impuesto sucesiones - Imagen de documentos

Impuesto de sucesiones: ¿cumplirá la ministra Montero su amenaza de modificarlo en 2021?

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha insistido en las últimas semanas en la necesidad de emprender lo que denomina «una armonización» en el impuesto de sucesiones que aplican las diferentes Comunidades Autónomas.

Dos argumentos principales, por un lado, que «es un impuesto relacionado con la riqueza», y por otro, que «los ciudadanos deben tener cargas fiscales homogéneas». Al mismo tiempo, en el punto de mira, y no de forma ajena al momento político que vivimos, la Comunidad de Madrid, cuyo impuesto de Sucesiones está bonificado al 99 %.

Esta Comunidad, a la que no dudan en llamar «paraíso fiscal», tanto desde el gobierno como desde las filas de los partidos independentistas catalanes (ambos, socios en la reciente aprobación de los PGE), aumentó en 2019 su recaudación a pesar de bajar los impuestos.

Lejos de comprender el afán de recaudar con este impuesto que grava los bienes que pasan a los familiares directos, los contribuyentes de toda España se han manifestado en los últimos años (2017 y 2018), con la única petición de la supresión de esta carga impositiva. De hecho, a raíz de estos movimientos, muchas Comunidades (también algunas gobernadas por socialistas) optaron por la bajada del impuesto.

A nivel europeo, es importante saber que el impuesto de Sucesiones es residual o no existe en la mitad de los países europeos. Baste como dato señalar que España es, por ejemplo, el único país europeo en el que paga impuesto por el Patrimonio (en Madrid está exento al 100 %).

En cualquier caso, la ministra Montero ha avanzado que «se establecerán horquillas o márgenes» para asegurar la recaudación de estos tributos, e insiste en que «tanto Patrimonio como Sucesiones son dos impuestos estatales donde el gobierno de España tiene capacidad reguladora».

¿Cómo se tributa por el impuesto de sucesiones en las diferentes Comunidades Autónomas?

Veamos con un ejemplo cuál es la situación actual:

Un hijo de 30 años hereda bienes por valor de 800.000 euros. La Comunidad donde más tributaría sería en Asturias, con una con una cuota líquida aproximada de 103.000 euros; seguida de Castilla y León (81.000); Comunidad Valenciana (63.000); Aragón (55.500); La Rioja (32.300); Castilla-La Mancha (31.750) y Canarias (31.750).

A estos territorios les seguiría Navarra (17.000); Cataluña (9.800); Baleares (5.950); País Vasco (3.150); Murcia (1.640); Extremadura (1.600) y Madrid (1.590). Andalucía, Cantabria y Galicia tienen una cuota líquida de 0.

La normativa estatal establece cómo calcular la base imponible y la base liquidable. Esta última se obtiene aplicando primero las reducciones aprobadas por el Estado, y después las de las Comunidades Autónomas.

Para aplicar las reducciones, se diferencia a los herederos en grupos según el grado de parentesco:

  • Grupo I: descendientes y adoptados menores de 21 años.
  • Grupo II: descendientes y adoptados mayores de 21 años, cónyuges, ascendientes y adoptantes.
  • Grupo III: colaterales de segundo grado (hermanos) y tercer grado (sobrinos y tíos), ascendientes y descendientes por afinidad.
  • Grupo IV: colaterales de cuarto grado (primos), y grados más distantes.

Andalucía

En Andalucía, el tipo de gravamen oscila entre el 7 % y el 36 %, en función del valor de la herencia. Sin embargo, el nuevo gobierno aprobó a través de un Real Decreto la bonificación del 99 % del impuesto, tanto en las herencias como en las donaciones, para quienes estén incluidos en los grupos I y II.

Aragón

Aragón recoge una bonificación del 100 % en la base imponible, con el límite de 3.000.000 de euros, para los descendientes menores de edad o en caso de discapacidad. Además, el cónyuge, los ascendientes y los descendientes del fallecido podrán aplicarse una reducción del 100 % de la base imponible.

Asturias

Asturias reconoce una reducción de 300.000 euros de la cuota para los grupos I y II. Además, en caso de heredar una vivienda, la bonificación será de entre 95 % y 99 % en función de su valor.

Castilla-La Mancha

En esta Comunidad, quienes pertenezcan a los grupos I y II de parentesco (descendientes, ascendientes, cónyuges y adoptados) pueden disfrutar de bonificaciones que van desde el 80 % al 100 % en función de la cuantía de la base liquidable.

Castilla y León

En Castilla y León, para el grupo I se incluye una reducción de 60.000 euros, igual que para el grupo II, aunque para este último también establece 6.000 euros adicionales por cada año menos de veintiuno que tenga el contribuyente.

Cataluña

En Cataluña, los cónyuges cuentan con una bonificación del 99 % de la cuota, y el resto de herederos de los grupos I y II podrán aplicar una bonificación que varía entre el 57 % y el 99 % según la base imponible.

Comunidad Valenciana

Quienes liquiden este impuesto en la Comunidad Valenciana gozarán de una bonificación del 75 % de la cuota tributaria que les corresponda si pertenecen al grupo I o del 50 % para el grupo II. En caso de discapacidad superior al 33 %, el sujeto pasivo contará con una bonificación también del 75 %.

Extremadura

La Junta de Extremadura incluye una bonificación del 99 % para los integrantes de los grupos I y II. Además, para los otros grupos también incluye reducciones de menor cuantía.

Galicia

En la Xunta, los herederos del Grupo I cuentan con una reducción de hasta 1.000.000 de euros, más 100.000 euros por cada año menos de 21 que tenga el causahabiente, con límite de 1.500.000 euros. Para el grupo II, la reducción varía entre 900.000 o 400.000 euros, según la edad del contribuyente. Además, en esta Comunidad destaca el tipo aplicable, entre un 5 y un 18 %, muy por debajo del resto de Comunidades.

La Rioja

Quienes hereden en La Rioja podrán aplicar una deducción del 99 % de la cuota tributaria si la base liquidable es inferior o igual a 500.000 euros. La deducción será del 98 % para las bases liquidables que superen los 500.000 euros.

Navarra

En la Comunidad Foral de Navarra, el tipo de gravamen varía según el grado de parentesco. Así, los cónyuges cuentan con un tipo del 0 % hasta los 250.000 euros, y del 0,80 % a partir de esa cifra. Para ascendientes y descendientes en línea recta por consanguinidad los tipos son entre un 2 % y un 16 %.

Madrid

La Comunidad Madrid aplica una bonificación del 99 % de la cuota tributaria a los sujetos pasivos incluidos en los grupos de parentesco I y II. Además, para los herederos incluidos en el grupo III, establece una bonificación del 15 % o del 10 %, según si son de segundo o tercer grado de consanguinidad.

Vistas de la ciudad de Madrid
Vistas de la ciudad de Madrid (via Unsplash)

Murcia

En la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, la normativa incluye una deducción del 99 % a los grupos I y II de parentesco.